Paisaje

ARQ-Yearbooks-01

ARQ Yearbooks es una aplicación que recopila artículos publicados en inglés durante los últimos años en ARQ, revista de la Escuela de Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Desde su fundación en 1980, ARQ ha publicado sin interrupción, volviéndose una de las revistas de arquitectura más prestigiosas en América Latina.

En ARQ Yearbooks puedes encontrar artículos que tratan temas como representación, técnicas constructivas, historia urbana, procesos culturales, paisaje y más.

ARQ Yearbooks está disponible de manera gratuita en iTunes Store y Google Play hasta el 29 de febrero del 2016.

ARQ-Yearbooks-05

ARQ Yearbooks is an app that collects the articles published in English over the past three years in ARQ Magazine, the journal of the Pontificia Universidad Católica de Chile School of Architecture. Since its foundation in 1980, ARQ has been published without interruption, becoming one of the most prestigious academic journals of architecture in Latin America.

In ARQ Yearbooks you can find papers that address issues such as representation, construction techniques, urban history, cultural processes, landscape and more.

ARQ Yearbooks is available for free on iTunes Store and Google Play until February 29, 2016.

Contents:

ARQ 2012 Yearbook

– Representations / Patricio Mardones Hiche
– The Multiplicity of Al Mansur’s Baghdad / Martino Tattara
– Architecture as Propaganda. A Look at the History of Spanish Architecture / Ana Portales, Maite Palomares
– Cartographic Representation as the Production of Knowledge. Theoretic Reflections regarding the creation of the map of Santiago in 1910 / Germán Hidalgo, José Rosas, Wren Strabucchi
– Spaces of Culture / Patricio Mardones Hiche
– Spaces of transformation. Art and Community / Pablo X. Almeida, Pablo Ayala, Karina Cortez, Martín Samuel Tituaña
– The common city in festival / Juan J. Tunset
– Animitas. An informal and democratic expression of the right ot the city / Lautaro Ojeda
– Manufacturing and Construction / Patricio Mardones Hiche

ARQ 2013 Yearbook

– Buildings, Landscape, Cities / Patricio Mardones Hiche
– Antarctica: Dead Reckoning / Pedro Alonso, Ignacio García Partarrieu, Arturo Scheidegger
– Wood Structures / Patricio Mardones Hiche
– Domo House in Carbondale, Illinois. R. B. Fuller, 1960 / Miguel de Lózar de la Viña
– Emergency and Continuity. A Case of Applied Investigation and Prototyping / John Saffery Gubbins, Juan Ignacio Baixas Figueras
– Wood’s Potencial as a Structural Element / Enzo Valladares Pagliotti
– Wood’s Composite Constructions for Free-standing Enclosures / Khaled Saleh Pascha
– The Legal Figure: “Street” / Elke Schlack
– Mobility, Public Space and Architecture / Pablo Martí, Sergio García, Almudena Nolasco
– From the Inca Trail to Gran Avenida / Rosanna Forray, Cristhian Figueroa, Rocío Hidalgo
– The Plano Detallado de Santiago by Alejandro Bertrand (1889-1890) / Wren Strabucchi, Magdalena Vicuña, Germán Hidalgo, José Rosas

ARQ 2014 Yearbook (February update)

– Social Project / Patricio Mardones Hiche
– Bobi and the Greenbelt Utopia / Gloria Favi
– Chalk Urbanism / Francisco Quintana
– Housing, A Problem of Access to Land / María José Castillo, Rossana Forray
– Intergenerational Architecture and Public Space / Sergio García, Pablo Martí
– From the Home to the Neighborhood / Margarita Greene, Felipe Link, Rodrigo Mora, Cristhian Figueroa
– Tensile Structures / Patricio Mardones Hiche
– Tensegrity as critical to the abuse of stable forms / Rafael Beneytez, Víctor Manuel Cano
– A Suspended Stair / Albert Samper, Blas Herrera
– Three Architectures of Rigid Hollow Rope / Javier Pérez-Herreras
– Heritages / Patricio Mardones Hiche
– Park Avenue Armory by Herzog & de Meuron / Olimpia Lira
– From the passage to the people’s galleries / Wiley Ludeña, Diana Torres
– Architecture of ranchers in San Pedro de Atacama / Flora Vilches, Lorena Sanhueza, Cristina Garrido

More information about ARQ Magazine here.

ARQ-Yearbooks-Titulo

ARQ-iTunes

ARQ-Google

Por-que-el-croquis-02Fig. 1. Kahn I. Louis. The Notebooks and Drawing of Louis I. Kahn. Cambridge Mass and London England: MIT Press, 1973. Foreword.

Ya es un lugar común advertir que vivimos en un mundo en que las imágenes visuales tienen un rol preponderante y completamente privilegiado en los medios de comunicación. Ellas nos envuelven como nunca antes y en esta interacción nos atraen, cautivan, agobian y también nos pueden saturar hasta el hastío.¹ En nuestra actividad profesional, las imágenes de arquitectura se han transformado en objetos con sentido en sí mismo, incluso superando muchas veces a la misma realidad que debían representar.² Revistas y portales de internet las ofrecen en grandes cantidades, igualando bajo un mismo canon –el que consagra la pura imagen– obras de diversa índole y categoría. Por otro lado, la capacidad de producirlas se presenta con similar abundancia y multiplicidad tanto por la amplitud de recursos ofrecidos como por la cada vez mayor facilidad de operar con estos mecanismos. En términos estrictamente teóricos, desde hace ya varios lustros, críticos e historiadores vienen llamando la atención con respecto a nuestra innegable dependencia del diseño asistido por ordenador, lo que se ha transformado en parte esencial de la actividad profesional del arquitecto, pero pese a lo cual el problema de la representación arquitectónica todavía sigue exigiendo discusión.³

En este contexto general, cabe preguntarse por la actualidad del croquis y su efectividad en el terreno del proyecto arquitectónico. Ello implica que debemos preguntarnos por su vigencia en los programas académicos. En efecto, estas preguntas cobran especial importancia cuando vemos que en muchos lugares del mundo y en un lapso de pocos años la duración de la carrera de arquitectura se ha comenzado a reducir, haciendo que la representación digital desplace sin apelación al dibujo manual.

Estos cambios, sin duda, han sentado un nuevo paradigma, afectando a disciplinas y actividades de todo orden. Como consecuencia han prodigado grandes beneficios, pero también han causado pérdidas.⁴ En este amplio balance se debe evaluar la pertinencia del croquis en la actualidad.

En primer lugar, el problema que propone el croquis en nuestra disciplina no es nuevo. Los alcances del croquis son más desconocidos que antes, pero no es porque en la actualidad se practique menos y sus contenidos estén en retirada de los programas docentes ni porque cada vez más arquitectos estén produciendo sus proyectos en tecnologías digitales. En general, vemos que frente al croquis se adoptan dos posibles actitudes: se le trata ramplonamente como una mera técnica de dibujo o se hace énfasis en su dimensión poética. En ambos sentidos se advierte una merma con respecto a sus valores y potencialidades y, como consecuencia, se genera un distanciamiento con respecto a su práctica.

En segundo lugar, la respuesta a este problema tampoco es novedosa; lo que ocurre es que ella no se ha aquilatado lo suficiente: el croquis es un instrumento para estudiar la arquitectura. No es el único, por cierto, pero en cuanto ha logrado incorporarse al núcleo de la disciplina en sus aspectos teóricos y prácticos tal vez sea el más apropiado. Como es sabido, la disciplina arquitectónica surge como tal cuando emergen y se formalizan los medios de representación que le son propios. Desde entonces, el dibujo ha sido el instrumento incuestionado para su realización.⁵

Por-que-el-croquis-04Fig. 2. Paisaje. Rocas sobre el suelo © Francesco Venezia.

En este contexto, cuando se trata de conocer la arquitectura en su presencia material, el croquis es el modo más pertinente para estudiarla respondiendo así a una de sus posibles exigencias: la necesidad de experimentarla. ¿De qué otra manera se podría estudiar la arquitectura cuando llegamos a vivenciarla directamente? ¿Cómo reconocer sus valores, cómo abordarla si en términos físicos siempre se nos presenta parcialmente y nunca como totalidad? Estas son preguntas abiertas que las nuevas tecnologías no han sabido responder.⁶

Estudiarla en su presencia significa, en primer término, intentar comprenderla a partir de la articulación de sus partes, las que podemos aprehender por medio de nuestra percepción. El croquis como registro inmediato de lo que vemos da testimonio de ella y permite que nos apropiemos de sus contenidos. En este mismo sentido, también se sabe cuánto del origen de la disciplina se debe a los relevamientos, práctica antigua que comparte algunos de sus principios con el croquis, siendo el más importante el aprendizaje a través de la visualización directa del fenómeno estudiado y su necesario requisito de aprender a ver. En ambas dimensiones del problema, el croquis da la respuesta.

Por todo ello, vemos que en el fondo se trata de un problema de definición que, además, plantea la cuestión de su sentido. Por ello, este es el primer tema que se aborda en este libro.

Por-que-el-croquis-03Fig. 3. Copas y botellas. © Álvaro Siza.

El segundo problema tiene alcances más didácticos, motivo por el cual propone contribuir a una mejor compresión del croquis, presentando una serie de ejemplos que demuestran que los croquis pueden y deben contener ideas, pues es a través de ellas que se puede llegar a entender la arquitectura.⁷ Se plantea entonces como un manual que, tal como lo sugiere la palabra, sea cercano a quienes les interese estudiar la arquitectura, ya sean alumnos regulares de la carrera, público en general o arquitectos ya formados. Por eso se presenta en un formato cómodo y liviano, que pueda ser llevado como una agenda o cuaderno de apuntes.

Su intención, por último, es mostrar cómo dibujaban algunos maestros de la arquitectura del siglo XX y uno más cercano a nosotros, destacados por la importancia que le dan al croquis en el contexto de su obra construida. Se ofrece así un repertorio de croquis que permite establecer comparaciones, entendiendo que el modo de dibujar no da lo mismo y que hay tantas formas de expresión como aproximaciones a la arquitectura. Por último, pero no por ello menos importante, se entiende que a través de los croquis se puede llegar a una propuesta arquitectónica.

Por-que-el-croquis-01Fig. 4. Catedral de Santa Cecilia, Albi, Francia, 1959. Tinta sobre papel, 16,8 x 26,3 cm. © Louis I. Kahn Collection, University of Pennsylvania and the Pennsylvania Historical and Museum Commission.

Por-que-el-croquis-Titulo

Publicado en

Sobre el Croquis
Octubre 2015

Autor

Germán Hidalgo. Arquitecto, Pontificia Universidad Católica de Chile, 1991 y Doctor en Teoría e Historia de la Arquitectura, Escola Tècnica Superior d’Arquitectura de Barcelona, 2000. Profesor Asociado, Escuela de Arquitectura PUC y profesor invitado en Università degli Studi Roma Tre y en la Universidad Nacional de Colombia.

Notas

1 BERGER, John. Modos de ver. Barcelona: Editorial Gustavo Gili, 2000 [1972].

2 Una primera señal de la existencia de este fenómeno se encuentra en la investigación realizada por Juan Pablo Bonta sobre el pabellón alemán de Barcelona. BONTA, Juan Pablo. Architecture and its Interpretation: A Study of Expressive Systems in Architecture. Nueva York: Rizzoli, 1979, pp. 131-224. Trad. Cast. Sistemas de significación en Arquitectura: Un estudio de la arquitectura y su interpretación. Barcelona: Editorial Gustavo Gili, 1977, pp. 149-193.

3 PÉREZ GÓMEZ, Alberto. «Architectural Representation beyond Perspectivism», Perspecta, 27, 1992, pp. 21- 39. DOLLENS, Dennis. De lo digital a lo analógico. Barcelona: Editorial Gustavo Gili. 2002. PICON, Antoine. Digital Culture in Architecture. An introduction for the design professions. Boston: Birkhäuser, 2010.

4 Sobre este diagnóstico ver: SENNETT, Richard. El artesano. Barcelona: Anagrama, 2009. pp. 55-61. Por otro lado, encontramos una mirada renovada sobre el dibujo en: BERGER, John. Sobre el dibujo. Barcelona: Editorial Gustavo Gili, 2011.

5 EVANS, Robin. «Traducciones del dibujo al edificio». En su Traducciones. Girona: Editorial Pre-Textos, 2005. pp. 167-207.

6 Hace muchos años, Bruno Zevi planteó como irresoluble el problema de representar el espacio arquitectónico y la experiencia de habitarlo. Hasta ahora, el núcleo de su argumento no ha sido rebatido por los nuevos medios de representación que se han sofisticado considerablemente, pero que siguen ciegos ante la esencia del problema. ZEVI, Bruno. Saber ver la arquitectura. Barcelona: Editorial Apóstrofe, 1998. Original de 1948.

7 Este libro tiene su origen en un proyecto de investigación presentado en 1995 al Fondo de Desarrollo de la Docencia, FONDEDOC, de la Pontificia Universidad Católica de Chile. El proyecto «Manual de introducción a los contenidos arquitectónicos del croquis» se gestó en el contexto del Taller II, liderado por Fernando Pérez Oyarzun entre 1982 y 1994. Sobre este taller se puede consultar: PÉREZ OYARZUN, Fernando. «Enseñanza como obra de arquitectura: Un inicio desde la proposición», ponencia presentada en el seminario Encuentro en La Plata. Enseñar Arquitectura / Construir Ciudad, septiembre de 1997, La Plata, Argentina.

Lecturas recomendadas

ARQ 80 | Representaciones

Paisajismo en el valle central

La zona central de Chile, una sucesión de valles que avanza de norte a sur a lo largo de 500 kilómetros, en la costa sur occidental de América, se caracteriza por su clima semiárido influenciado por la corriente de Humboldt. Las lluvias generalmente son escasas, concentradas en los meses fríos que se acumulan como nieve en la cordillera; cuando esporádicamente aparece el fenómeno del Niño, elevando la temperatura del mar, las lluvias más cálidas ocasionan fenómenos catastróficos.

La acumulación de nieve en la cordillera ha permitido a lo largo de cuatro siglos la formalización de múltiples canales, que llevan las aguas de los deshielos a los campos en las zonas planas del valle en un sistema de agricultura intensiva que ha ocupado todo el valle, transformándolo en un extenso oasis. Una intensa red de caminos, ciudades y pueblos ha ido concentrando en este valle la mayor población de Chile, en un sistema casi conurbanizado de doce millones de habitantes.

Ciudades herederas de los caminos agrícolas, con calles arboladas y casas de extensos patios, habitaron este extenso valle en un continuo entre los centros urbanos y los campos. Hoy en día la extensión indiscriminada de las periferias urbanas, los caminos transformados en autopistas y la industrialización de las explotaciones agrícolas van dejando a los espacios naturales compartimentados como islas discontinuas; los cerros que los limitan se explotan en actividades marginales de extracción de leña, minería y pastoreo. En años recientes, tanto las ciudades como una agricultura con nuevas técnicas de riego han ido trepando por los cerros. Los proyectos de paisajismo abordados en estos años en este territorio y presentados aquí se encuadran en la ocupación sustentable del valle, de modo que la naturaleza pueda vivir en las ciudades y los campos industrializados.

Herramientas-01Fig. 1 Vista satelital del valle central de Chile. 1000 Km desde el valle de Santiago hasta el inicio de la región de Los Lagos. / Fig. 2 Fundo Los Robles, Nancagua.

En este clima de aguas escasas, suelo y agua son la materia fundamental de estos proyectos, que se deben entender como procesos que no son instantáneos; contrariamente, se realizan y concretan pausadamente en el tiempo.

Agua

Parte fundamental de estos procesos del paisaje es el agua. El agua en esta zona tiene dos formas fundamentales: lluvia y nieve.

Las lluvias se acumulan en unas pocas tormentas anuales, generalmente cortas, intensas y concentradas en la época más fría del año, con promedios anuales cercanos a los 300 mm. Debido a la falta de humedad habitual, las cuencas de esta zona tienen una gran capacidad de infiltración en las primeras capas del suelo, pero a su vez la falta de humedad y escasa vegetación hace que los suelos sean extremadamente vulnerables a la erosión. Estas lluvias son difícilmente aprovechadas por la vegetación por cuanto ocurren en los periodos fríos o de latencia de la gran mayoría de las especies; por otra parte, las precipitaciones se acumulan en gran cantidad en la cordillera como nieve, la cual es aprovechada en los periodos cálidos para riego, conducida a través de canales.

Hacer presentes estos procesos, dándoles visibilidad, es una oportunidad de diseño para el paisajismo. Por una parte, retener, conducir e infiltrar las aguas lluvia en el suelo da la oportunidad de crear cauces y corredores verdes, que al hacerse presentes como elemento en el territorio son capaces de estructurar grandes áreas, parques, barrios, pueblos y ciudades, así como zonas agrícolas. Ejemplos de esto son el río Mapocho en Santiago y su sucesión de parques ribereños; los corredores ecológicos para viña Los Robles y el parque central de la urbanización de La Reserva.

Herramientas-02Fig. 3 Parque urbanización La Reserva, Colina, 2003. Movimiento de tierras para área inundable. / Fig. 4 Corredores ecológicos para viña orgánica Emiliana, fundo Los Robles, 2000. Área rocosa para escurrimiento.

Herramientas-03Fig. 5 Parque urbanización La Reserva. Plano de manejo hídrico.

Herramientas-04Fig. 6 Parque urbanización La Reserva. Composición rocosa del suelo para escurrimiento de aguas. Croquis de Teodoro Fernández.

Herramientas-05Fig. 7 Parque urbanización La Reserva. Plano de áreas inundables.

En nuestras ciudades, que se expanden por el territorio ya urbanizado por la agricultura o por las pendientes de cerros y contrafuertes cordilleranos, estos cauces –artificiales o naturales– son oportunidades para la incorporación de áreas verdes en la forma de corredores capaces de unir ciudad y paisaje.

La principal lección del agua en la naturaleza es su almacenamiento: nieve, lagos, ríos, pantanos y napas subterráneas son las formas de acumular el agua dulce. Allí donde el agua se detiene manifiesta su cualidad esencial que es servir a la vida; al contrario, cuando escurre, rápidamente actúa en favor de las fuerzas negativas intrínsecas al sistema, inundando o erosionando los suelos.

En general los esfuerzos de la urbanización tratan el agua como un problema del cual hay que deshacerse con rapidez. Por el contrario, en estos proyectos se trata de transformar un problema de infraestructura en un tema de estructura, desacelerando las velocidades de flujo, evitando la erosión e incorporando el cauce a los sistemas de áreas verdes para infiltrar el agua proporcionando reservas para el crecimiento de las plantas. El trazado de los cauces toma la forma del agua en la naturaleza, el diseño crea meandros que alargan el recorrido y disminuyen naturalmente la pendiente y la velocidad del agua.

Herramientas-06Fig. 8 Viña orgánica Emiliana. Dique para almacenamiento de agua y disminución de flujos. / Fig. 9 Viña orgánica Emiliana. Planta general.

En la mayor parte de los casos, lo ideal sería no intervenir los cauces; sin embargo, cuando la urbanización avanza disminuye la capacidad de los suelos aledaños de infiltrar naturalmente el agua, por lo que pueden producirse eventos muchas veces catastróficos. Pequeños diques que forman saltos o caídas disipan la energía y atrapan el agua, creando un ambiente favorable para la introducción de ciertas plantas que a su vez ayudan a disminuir el flujo, creándose un círculo virtuoso de vida.

Suelo

La topografía define las pendientes de los suelos y, por lo tanto, la capacidad de éstos de hacer escurrir o almacenar el agua. Los terrenos altos y con pendientes mayores tendrán mejor drenaje y serán más secos; por el contrario, los terrenos bajos y planos tenderán a acumular el agua y serán más húmedos. También la topografía determinará cómo es la incidencia de los rayos solares sobre el terreno y por lo tanto su capacidad de calentarse y de evaporar la humedad: estas condiciones del suelo serán determinantes en el tipo de vegetación que se usará en cada caso. Cuando se trata de intervenciones en grandes superficies es muy difícil modificar el suelo y su topografía, sin embargo en intervenciones urbanas o de tamaño medio a menor estos elementos son el primer objeto de diseño.

Herramientas-07Fig. 10 Parque Quitralmán. Tratamiento de suelos para drenaje. / Fig. 11 Parque Quitralmán. Pavimentos del patio central.

Herramientas-08Fig. 12 Parque Quitralmán. Lajas alineadas y huevillos en arena.

El agua proveniente de la nieve, conducida por diversos medios, también se puede controlar. Se trata que el agua no imite a la lluvia: que no moje indiscriminadamente, sino en forma controlada de modo que al igual que lo hace la técnica para teñir textiles del shibori (teñido en reserva), sea conducida con precisión a puntos o lugares específicos del suelo. De este modo, se puede dibujar o diseñar con ella.

Diseñando la topografía y controlando los aportes de agua, el suelo puede trabajarse a la manera de los antiguos parterres. Los parterres, al contrario que el jardín a la inglesa que tiende a imitar la naturaleza, trabajan con técnicas de la agricultura y con la composición, al igual que el arte, para crear un artificio geométrico con vegetales y minerales en reemplazo de la cubierta de césped continuo. El patio de Quitralmán, con caminos de piedra laja, superficies de huevillo y especies perennes y los suelos acorazados de piedra local alrededor de las bodegas de la viña Los Robles son ejemplos de suelos protegidos con piedras y plantas. Estos suelos ofrecen la oportunidad al diseño de incorporar distintas artesanías para la realización de pavimentos, en los cuales el dibujo de las diferentes baldosas, piedras, huevillos y adoquines protegen el suelo al mismo tiempo que proporcionan direcciones y superficies para el tránsito de peatones y vehículos.

Herramientas-09Fig. 13 Viña orgánica Emiliana. Plantas y cortes esquemáticos de los diferentes sectores de los corredores ecológicos. / Fig. 14 Viña orgánica Emiliana. Propuesta de viñedos biodinámicos: introducción de plantas que estimulan la fijación de minerales o microelementos y atraen insectos beneficiosos como abejas y chinitas.

Herramientas-10Fig. 15 y 16 Viña orgánica Emiliana. Consolidación de suelos, protegidos con piedras y plantas.

Programa. La plaza, el paseo y la cancha

Estas tres palabras definen tanto los espacios, su uso y carácter como el sentido de los espacios públicos de nuestras ciudades y campos. La plaza tiene un carácter central, es el lugar en donde la autoridad se relaciona con los ciudadanos y estos entre sí; está en la fundación de nuestras ciudades y pueblos. El paseo es el conjunto de los caminos que conquistan y abren el territorio: el lugar donde caminar y deambular es una actividad social, no un mero circular. Alamedas y paseos aparecen conjuntamente con las acequias, que permiten regar hileras de árboles a los lados de los caminos. Hoy ciclovías, caminatas y circuitos deportivos deben ser actividades incorporadas al paseo. La cancha es un espacio abierto, relativamente plano e informal, lugar de reuniones masivas, picnic, volantines y juegos de los más diversos tipos. Tradicionalmente se usan cuando están cubiertos por el pasto de primavera cuando hay sol y las temperaturas son aún bajas. Estos tres lugares deben tener sombra para nuestros veranos calurosos y secos.

Herramientas-11Fig. 17 Parque urbanización La Reserva. Consolidación de suelos para el escurrimiento, protegidos con piedras y plantas.

En esta costa occidental de América, el sol ilumina en forma diferente cada uno de los valles: en las tardes la cordillera se ilumina con el sol, ofreciéndose a la contemplación en un espectáculo cambiante mientras las brumas y los vientos provenientes de la corriente de Humboldt penetran por los valles desde el Pacífico y tiñen los cielos en prolongados y frescos atardeceres. Son las mejores horas para el goce del paisaje y el aire libre.

Herramientas-12Fig. 18 Urbanización La Reserva. Plano de loteo.

Herramientas-13Fig. 19 Urbanización La Reserva. Alturas. / Fig. 20 Urbanización La Reserva. Pendientes.

Herramientas-14Fig. 20 Urbanización La Reserva. Asoleamiento. / Fig. 21 Urbanización La Reserva. Vegetación.

Herramientas-15Fig. 22 La Cañada, promenade publique de Santiago de Hyacinthe de Bougainville, c. 1825. Colección Museo Histórico Nacional. / Fig. 23 Parque urbanización La Reserva. Paseo central.

Herramientas-Titulo

Publicado en

Teodoro Fernández | Arquitectura en el paisaje
Diciembre 2012

Artículo realizado por

Teodoro Fernández. Arquitecto, Pontificia Universidad Católica de Chile, 1972. Postítulo de Arquitectura del Paisaje, Pontificia Universidad Católica de Chile, 1991. Desde 1991 es profesor de Taller en la Escuela de Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Entre sus obras recientes están el proyecto de la Scuola Italiana en San Carlos de Apoquindo, la remodelación de la casa y parque Las Majadas en Pirque, la remodelación y el cinerario del Cementerio Católico de Santiago, el edificio de la Facultad de Teología de la Pontificia Universidad Católica de Chile, el Parque Bicentenario de Vitacura y el Parque del Estadio Nacional.

Lecturas recomendadas

Teodoro Fernández | Arquitectura en el paisaje
ARQ 71 | Los Andes
ARQ 67 | Concursos de Arquitectura
ARQ 66 | Espacios de trabajo
ARQ 65 | En territorio
ARQ 44 | Cine y fotografía
ARQ 41 | Naturaleza
ARQ 39 | Materia

Mapocho-pedaleable-01

El proyecto Mapocho pedaleable propone habilitar el cauce del río Mapocho –entre el parque de los Reyes y el parque Bicentenario, atravesando las comunas de Vitacura, Providencia y Santiago– con la mínima infraestructura posible, para entregarlo al uso de la ciudad y sacarlo del estado de abandono en que se encuentra. Los inicios del proyecto están relacionados con estudios acerca del rol del río en la ciudad de Santiago, documentados en los proyectos de titulación y tesis de sus autores. Fiel a su origen, la voluntad del equipo de trabajo por mantener cierta independencia a lo largo del proceso ha sido respaldada, en parte, por el apoyo constante de agrupaciones de ciclistas y personas interesadas en promover el proyecto y demandar su implementación, acompañado del uso de los medios de comunicación y las redes sociales.

En el año 2011 se filmó un nanometraje homónimo que muestra a cuatro personas realizando un recorrido en bicicleta por el interior del cauce en su estado actual, para demostrar la factibilidad de la propuesta. El video fue subido a internet para apoyar la convocatoria a una cicletada masiva a la que asistieron más de cuatrocientas personas. El evento contó con gran cobertura por parte de los medios de comunicación, resultando en un aumento considerable del número de interesados en apoyar el proyecto. De esta manera, un espacio de la ciudad soslayado por más de un siglo y que recorre el principal eje oriente poniente de la ciudad, fue reclamado por personas comunes y corrientes quienes apoyan su reutilización como corredor urbano para transportes no motorizados y como lugar de paseo. Desde esa fecha hasta ahora, en este proceso han participado organizaciones de base, instituciones académicas –entre ellas, la Pontificia Universidad Católica de Chile y su programa de Políticas Públicas– y entidades de administración local y central. En mayo de 2013, junto con las alcaldías de Santiago y Providencia, se convocó a una jornada de ocupación de este espacio –la actividad se conoció con el nombre de YOVIVOMAP8– a la que asistieron más de cuatro mil personas.

Mapocho-pedaleable-08↑ Registro de YOVIVOMAP8. Actividad realizada el 4 de mayo de 2013, con la participación de los municipios de Santiago y Providencia, BEAP Consultores, Happyciclistas, Bicipaseos patrimoniales, Chile sustentable y Ciudad Emergente. Fuente: registro de los autores.

Desde su fundación, la ciudad de Santiago se ha desarrollado a lo largo del río Mapocho. Se trata de un curso de agua de régimen torrencial, con cambios radicales en su caudal a lo largo del año: casi seco en verano y otoño y con un aumento sustancial en los meses de lluvia y deshielos cordilleranos. En los tiempos de la Colonia, sus crecidas, que llegaron a ser devastadoras, fueron contenidas por sucesivas construcciones cada vez más sofisticadas, hasta que a principios del siglo XIX se construyeron los tajamares definitivos que incorporaban un paseo en su coronación. Hacia finales del mismo siglo, por motivos sanitarios –conjugados con una oportunidad inmobiliaria– el río fue canalizado en su tramo central y su cauce se redujo a casi un tercio de los 150 m. que ocupaba naturalmente. En los terrenos ganados se construyó el parque Forestal y frente a él se desarrolló una franja de lotes de gran potencial urbano. Este modelo de operación fue repetido durante el siglo xx, especialmente hacia el oriente, dinámica que consolidó un sistema de parques que se desarrolló especialmente en la ribera sur.

Mapocho-pedaleable-02↑ Tajamares del río Mapocho en Providencia. Carlos Wood. Vista de tajamar con una de las bajadas al lecho del río Mapocho, óleo sobre tela, s. XIX. Fuente: Guarda, Gabriel. Joaquín Toesca. El arquitecto de la Moneda. 1752 – 1799. Ediciones Universidad Católica, Santiago, 1997.

Los trabajos de canalización del río generaron una caja de aproximadamente 45 m. de ancho y 5 m. de profundidad –originalmente construida en mampostería de piedra– diseñada para soportar las crecidas, agilizar la evacuación de las aguas y facilitar la instalación de puentes prefabricados de luces discretas, que conectaran ambas riberas. Sin embargo, esta modificación al relieve y modelación del cauce terminó por desvincular el espacio del río de la trama urbana y los parques que recorren su largo, marginalizándolo; el cauce se transformó en un lugar de delincuencia, contaminado por las redes de alcantarillado que desaguaban en él. A su vez, la implementación de sucesivos puentes –fundamentales para la conectividad del área más densa de la ciudad– interrumpió la continuidad superficial de este eje y fragmentó el sistema de parques ribereños; el modelo de transporte urbano desarrollado en Santiago desde la segunda mitad del siglo XX, que estimula el uso de vehículos motorizados mayoritariamente privados por sobre la peatonalización, agravó esta discontinuidad.

Mapocho-pedaleable-03↑ El trazado del proyecto Mapocho pedaleable, propuesta de estaciones y recorrido entre Lo Saldes y Estación Mapocho. Fotografía de Guy Wenborne.

Mapocho-pedaleable-07↑ Extremo poniente de la caja canalizada del río, en torno a la Estación Mapocho y el Mercado Central. Fotografía de Andrés Camus.

La importancia del eje del río en el desarrollo de la ciudad se refleja en la construcción de dos infraestructuras significativas para los desplazamientos: primero, durante la década del setenta, la línea 1 del Metro, la primera de la ciudad y actualmente la más demandada, trazada en un tramo importante paralela al curso del río. En segundo lugar, la primera autopista urbana de Santiago que,, instalada en su ribera norte a inicios del siglo XXI, produjo la reconfiguración del perfil del cauce aguas arriba, en la comuna de Providencia. La canalización del río, cuya caja está aparentemente subutilizada y permanece vacante la mayor parte del año, fue diseñada para soportar las crecidas máximas del río en un ciclo de cincuenta años; cualquier intervención que se proponga en ella debe considerar estos eventos, por aislados que parezcan, y debiera pensarse desde lo más elemental. Por esto, el proyecto ‘Mapocho pedaleable’ busca rehabilitar el lecho del río como espacio público en un marco ajustado y con economía de recursos: propone reutilizar la infraestructura existente y maximizar sus posibilidades de uso, para convertirlo en un corredor urbano para medios de transporte no motorizados y recuperarlo como lugar de paseo; es infraestructura vial y para el ocio, a la vez. El proyecto plantea tres operaciones:

Conservación de preexistencias
En el lecho del río, junto a la ribera sur del tramo de la canalización más antigua –entre las Torres de Tajamar en Providencia hasta el parque de Los Reyes en Santiago– existe un pequeño muro cuya altura varía entre 80 y 100 cm. y que corre paralelo a los muros que delimitan el cauce. El muro divide el cauce en dos: un espacio mayor donde circula normalmente el torrente y otro de entre 6 y 8 m. de ancho, que antiguamente servía para regar el alcantarillado de la ciudad y hoy se destina a tareas de mantención y limpieza de las aguas. Casi en su totalidad, el muro original fue prácticamente reconstruido como parte de las obras de la autopista que corre bajo del río, iniciadas hace poco más de una década. El proyecto propone su conservación y extensión –se construye en los tramos donde no existe– para segregar la circulación del torrente de aquella de las personas. Así mismo, la caja del río está delimitada por muros de 5 m. de altura, que datan de dos periodos distintos. El más antiguo, de fines del siglo XIX, es un muro casi vertical, de mampostería de piedra con evidentes atributos tectónicos y grandes jardineras que cuelgan hacia el río. El segundo, de principios del siglo XXI y también parte de los trabajos de construcción de la autopista, es un muro inclinado de hormigón liso a la vista, cubierto en su mayoría por murales y grafitis. Ambos permanecen y mantienen exactamente las mismas características: historia de la ciudad y arte callejero.

Mapocho-pedaleable-04↑ Paseo y pistas bajo puente Purísima, proyecto Mapocho pedaleable. Fuente: imagen de proyecto de los autores.

Repavimentación
Se propone rellenar la vía de mantención con un pavimento lo suficientemente resistente para ser inundado, y lo suficientemente llano para poder ser utilizado por personas en bicicleta, patines y sillas de ruedas, entre otros. Esta vía estaría dividida en una pista de alta velocidad y otra de baja velocidad y atravesaría la ciudad por debajo de los puentes; evita de esta manera los cruces en superficie y se desvincula del ruido producido por el tráfico de la ciudad. Las pistas alternan su ubicación, de modo de acercar la pista de alta velocidad hacia el torrente en los puntos de acceso a la vía y alejarla de él en el resto del trayecto. Estos desplazamientos generan una nueva dimensión para el proyecto, transversal al corredor, que se hace cargo de las personas que buscan permanecer en este nuevo lugar de la ciudad.

Mapocho-pedaleable-06↑ Estación de acceso A2-Mercado Central, proyecto Mapocho pedaleable. Fuente: imagen de proyecto de los autores.

Introducción de prefabricados
La compleja administración de la caja del río y su naturaleza material dificultan cualquier modificación de su geometría. Por ello, para solucionar los accesos al espacio del lecho del río se propone la instalación de estructuras prefabricadas de acero que contengan una rampa levadiza. Este elemento, asociado a un sistema de alerta temprana aguas arriba, podría ser activado y replegado ante eventuales crecidas. A la vez, la estructura podría alojar una serie de programas complementarios al uso y disfrute del paseo: estacionamientos ciclísticos, estaciones de arriendo de bicicletas públicas, baños, quioscos y cafés. Por otra parte, por tratarse de estructuras prefabricadas, podrían ser desmontadas y reubicadas –como ha ocurrido con algunos de los puentes metálicos existentes– o replicadas en caso de ser necesario un nuevo punto de acceso. El número de accesos se considera como una variable dinámica y, al igual que sus emplazamientos, debiera variar en el tiempo de acuerdo a la evolución del sistema.

Mapocho-pedaleable-05↑ Estación de acceso A3-Bellas Artes, proyecto Mapocho pedaleable. Fuente: imagen de proyecto de los autores.

Mapocho-pedaleable-09↑ Isométrica, estación de acceso tipo.

Mapocho-pedaleable-titulo

Publicado en

ARQ 85 | Espacios del tránsito
Diciembre 2013

Ficha técnica

Arquitectos: Tomás Echiburú, Osvaldo Larrain | Arquitectos colaboradores: Ignacio Abé, Daslav Bremer, Rebecca Emmons | Ubicación: ribera sur del río Mapocho, entre Lo Saldes y Estación Mapocho, Santiago, Chile | Encargo: autoencargo | Cálculo estructural: Pedro Astaburuaga | Comunicación estratégica: Salvador López | Estructura: elementos de acero (estación de acceso), hormigón armado (muro divisor, losa) | Terminaciones exteriores: malla de metal desplegado, asfalto, pinturas de alto tráfico | Presupuesto: us$150/m2; uf3,2/m2 | Superficie construida: 55.000 m² | Año de proyecto: 2011- 2013 | Visualizaciones: Tomás Echiburú, Rebecca Emmons, Osvaldo Larrain | Fotografías: Ignacio Abé, Andrés Camus.

Más información

Mapocho Pedaleable

Tanto en el imaginario como en la geografía del mundo moderno, Tierra del Fuego ocupa un sitio particular. Es confín del mundo y puerta al Pacífico, pero también un territorio productivo que, por sí mismo, posee gran riqueza cultural. El libro que aquí presentamos aborda estos aspectos desde una perspectiva acotada a las huellas y las manifestaciones físicas que los procesos productivos y culturales han dejado sobre la porción chilena de la Isla Grande de Tierra del Fuego; desde el estudio de las divisiones territoriales implementadas por los selknam (antes de la colonización europea) hasta los modernos poblados petroleros.

En cada capítulo —a cargo de los académicos Eugenio Garcés, Franz Kroeger, Mateo Martinic y Marcelo Cooper— se despliega un punto de vista vinculado a las nuevas aproximaciones que hasta ahora ha merecido la relación entre territorio y patrimonio material. Completa el texto un ensayo fotográfico de Nicolás Piwonka.

Ediciones ARQ agradece al Consejo Nacional de la Cultura y de las Artes, a través del Fondo Nacional de Fomento del Libro y la Lectura, y al Consorcio Aeroportuario Magallanes S.A., cuyos aportes han hecho posible este libro orientado a profundizar en el conocimiento de la arquitectura.

Tierra-del-Fuego-Titulo

Disponible
$15.550

Comprar

Autor: Eugenio Garcés, Joaquín Sabaté, Franz Kroeger, Mateo Martinic, Nicolás Piwonka, Marcelo Cooper

Textos en castellano, fotografías e imágenes a color y b/n, planos, esquemas
Páginas: 220
Formato: 17,5 x 24 cm.
Peso: 0,6 kg. aprox.
ISBN: 978-956-14-1357-3

Sumario

Introducción / Eugenio Garcés

Presentación. Un paisaje cultural extremo / Joaquín Sabaté

Rasgos de expresión en los confines del mundo habitado / Franz Kroeger

Las etapas de ocupación / Mateo Martinic

Desde la fotografía: arquitectura y paisaje / Nicolás Piwonka

Arquitectura, urbanismo y ordenamiento territorial / Eugenio Garcés

Configuraciones territoriales / Marcelo Cooper

TdF01
TdF02
TdF03
TdF04
TdF07
TdF08
TdF09
TdF10

ARQ-83-Centro-Cultural-Sao-Paulo

Centro Cultural São Paulo

Proyecto realizado por Eurico Prado Lopes, Luiz Benedito Castro Telles Arquitectos en 1982. Publicado en ARQ 83 | Edificios, paisajes, ciudades.

[Descargar PDF]

ARQ-83-Artefacto-N1

Proyecto de título: Artefacto N°1

Realizado por Alfredo Thiermann: una estructura de madera para la película ‘Lacunza’. Publicado en ARQ 83 | Edificios, paisajes, ciudades.

[Descargar PDF]

edificios ciudades y paisajes
Esta es una pregunta simple en principio: ¿A qué se dedican los arquitectos? En el contexto actual de cambios permanentes y –al menos en Chile– con una sobreoferta creciente de profesionales de la arquitectura que al libre mercado le llevará un buen tiempo equilibrar, quizás la pregunta debiese ser más bien ¿a qué puede dedicarse un arquitecto hoy?

El siglo xx continuó una larga tradición que entendió la arquitectura como un asunto de objetos, noción hoy cuestionada desde casi todos los flancos. Actualmente, y en una esperable reacción pendular, la palabra «paisaje» aparece en cambio inundando la mayor parte de los sitios web, anuarios y prospectos emitidos por las escuelas de arquitectura alrededor del mundo, y concentra las miradas en las posibilidades del diseño territorial y urbano. Sin embargo, este desplazamiento de intereses no debiese entenderse desde la visión convencional que opone –o enfrenta– la arquitectura “de objetos” al entorno que le sirve como telón de fondo; por el contrario, probablemente abre la puerta para revisar y tal vez desmantelar la aparente dicotomía de negativos v/s positivos que ha acompañado el diseño de formas.

edificios ciudades y paisajes
En otras palabras, los arquitectos serían responsables de lo que se construye y de lo que no; de las presencias y de las ausencias, de espacios ocupados y también de los espacios vacíos, que ya no serían apenas el fondo para una figura cuidadosa y, en los mejores casos, cultamente diseñada.

Nicola Russi lo expone en su texto «Building context: when architecture becomes the background». El proyecto de arquitectura tendría, en esta redescubierta realidad, el derecho de proponer y diseñar «todo», incluyendo su propia ausencia, en un campo de acción recién inaugurado donde es inviable pensar en oposiciones entre edificios, paisajes y ciudades; la arquitectura desaparece, tal como la conocemos, para integrarse al telón de fondo que compone lo que conocemos como cultura.

La selección de obras y lecturas de este número, presentadas en una cadena alternada, sin distingos entre teoría y obra, intenta estimular la discusión en torno a ideas y proyectos donde se borronean los bordes entre la figura y el fondo.

ARQ-83-titulo

Disponible
$12.550

Comprar

Sumario

Editorial. Edificios, paisajes, ciudades / Patricio Mardones

Portafolio Galería AFA

La Comunidad / Álvaro Oyarzún

Lecturas, obras y proyectos

Antarctica: Dead Reckoning / Pedro Alonso, Ignacio García Partarrieu, Arturo Scheidegger

Jardín de Niebla / Rodrigo Pérez de Arce y equipo

El ajardinamiento del geórgico / Pía Montealegre

El jardín de los senderos que se bifurcan / Beals + Lyon arquitectos

Las calzadas de las aguas de la Ciudad Abierta de Amereida / Fernando Espósito

Miradores El Convento / Ricardo Atanacio

Un hotel para contener el sur / Rodrigo Booth, Cynthia Lavín

Proyecto de Título: Artefacto Nº1 / Alfredo Thiermann

Urbanismo expositivo experimentado desde la modernidad miesiana / Laura Lizondo, José Santatecla-Fayos, Ignacio Bosch-Reig

Centro Cultural Sao Paulo / Eurico Prado Lopes, Luiz Benedito Castro Telles arquitectos

Dossier técnico ARQ

Da83F00
Da83F01
Da83F02
Da83F03
Da83F04
Da83F05
Da83F06
Da83F07

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo, por favor, introduce tu contraseña a continuación:

Santiago se ha convertido en una metrópoli a nivel mundial. A pesar de sus rasgos propios y distintivos, comparte con otras grandes ciudades el hecho de que no puede ser pensada ni proyectada a partir de un solo mecanismo; su desarrollo necesita de una batería amplia, compleja y cambiante de herramientas. Los autores de este libro, los arquitectos urbanistas Margarita Greene, José Rosas y Luis Valenzuela, presentan y conceptualizan el proyecto urbano, quizás una de las herramientas más maduras y realistas en términos de conciliar las múltiples fuerzas y conocimientos que se hacen necesarios allí donde el fenómeno metropolitano aparece en toda su complejidad.

Esta publicación, además, abre dos perspectivas sobre Santiago metrópoli. Muestra, en primer lugar, un estado de situación de la misma a partir de un conjunto fascinante y nada obvio de cartografías, realizadas en el Observatorio de Ciudades UC. También nos brinda un esbozo del proceso histórico que llevó a ese estado, encendiendo luces en un vasto tema que podríamos llamar la historia metropolitana de Santiago durante el siglo XX y su situación en la primera década del nuevo siglo.

Con colaboraciones de Luis Eduardo Bresciani Lecannelier y Fernando Pérez Oyarzun, este libro es el volumen 10 de la serie Teoría y Obra de Ediciones ARQ y aporta a esta colección un enfoque urbano contemporáneo, que toma como caso ejemplar la capital de la República de Chile y se orienta a formar parte de la bibliografía de cursos universitarios vinculados al urbanismo y el territorio.

Disponible
$15.550

Comprar

Autores: Margarita Greene, José Rosas, Luis Valenzuela

Textos en castellano, fotografías e b/n, mapas y esquemas a color
Páginas: 100
Formato: 17 x 21 cms.
Peso: 0,5 kg. aprox.
ISBN: 978-956-14-1205-7

Sumario

Prefacio / Margarita Greene, José Rosas y Luis Valenzuela

I. Proyecto urbano

Introducción / Ocho claves para el proyecto urbano contemporáneo / Luis Eduardo Bresciani L.

El proyecto urbano desde una visión sistémica / Margarita Greene y Rodrigo Mora

El proyecto urbano moderno y su alianza con el suelo / José Rosas Vera

Formas, componentes y variantes del proyecto urbano / Luis Valenzuela

II. Santiago metrópoli

Cartografías de Santiago metrópoli / Luis Valenzuela, Daniel Opazo y Ricardo Truffello

Proyecto urbano en Santiago 1990-2010: Modernización y forma de la ciudad / Luis Valenzuela y Daniel Opazo

Santiago 1910-2010. Un siglo de persistencias y transformaciones / José Rosas, Magdalena Vicuña y Lorena Farías

Colofón: Del centenario al bicentenario, un nuevo horizonte para Santiago / Fernando Pérez Oyarzun








El porcentaje de la población mundial que vive en ciudades supera desde hace pocos meses al de la población rural. La crisis energética, las demandas de los desplazamientos al interior de la ciudad y los cambios en el equilibrio entre suelos urbanos y no urbanos vuelven a poner sobre la mesa la necesidad de un desarrollo que permita balancear calidad de vida y costo económico, social y ambiental asociado a ella.

Este número revisa un conjunto de proyectos de vivienda colectiva, de diferentes formatos y presupuestos, que comparten la búsqueda por una habitación urbana, apostando por una vía distinta a la casa suburbana. En Chile se presentan proyectos de viviendas de 36 m2, una torre de alta densidad en un área de renovación urbana en Santiago; obras con unidades de 140 m2, o proyectos de mediano formato con lofts, así como torres con departamentos de gran superficie.

Dos ejemplos sudamericanos amplían la visión sobre la vivienda colectiva: un edificio en una zona de densidad media y fachada continua en Buenos Aires y otro en México, que se estructura a la manera de las vecindades tradicionales incorporando al conjunto una casa que es monumento patrimonial.

Las obras incluyen plantas en escala 1: 250 con indicaciones de áreas de servicio, terrazas y circulaciones, para facilitar la lectura y comparación entre proyectos.

Disponible en
oficinas ARQ

$8.550

Sumario
Lecturas

La casa alta. Tema y variaciones / Ruth Verde Zein

Paisajes de la transformación urbana / Tomás Errázuriz, Rodrigo Booth

Santiago 2010: Un campo de tensiones / José Rosas, Ricardo Abuauad

Obras y proyectos

Edificio Puertas del Golf, Las Condes / Borja Huidobro, Sebastián di Girolamo, Germán Zegers, Cristián Valdivieso

Conjunto Lo Espejo, Lo Espejo / Elemental. Alejandro Aravena, Gonzalo Arteaga, Fernando García Huidobro

Edificio El Ciruelillo, Vitacura / Cruz & Browne Arquitectos Asociados, Lipthay Morandé Browne Arquitectos Limitada

Edificio Quinta Jungue, Concepción / Mauricio Pezo, Sofía von Ellrichshausen

Edificio Arribeños, Buenos Aires / Sebastián Adamo, Marcelo Faiden

Edificio GEN, Santiago / Felipe Assadi, Francisca Pulido, Trinidad Schönthaler, David Zapata

Edificio Loft El Golf, Las Condes / Marianne Balze

Edificio Plaza Las Lilas, Providencia / Marcela Puga, Rodrigo Searle

Edificio Glamis, Las Condes / Gonzalo Mardones

Edificio Zacatecas, Ciudad de México / Bernardo Gómez Pimienta








Sumario

Editorial / Montserrat Palmer Trias

El cerro San Cristóbal en el paisaje de la ciudad. Obras entre 1960 y 1975 / Carlos Martner García

Imaginación Instintiva: la arquitectura de Luciano Kulczewski en el cerro San Cristóbal / Max Aguirre González

El Parque Cousiño: historia de un paisaje urbano / Daniel Swinburn del Río

La ciudad y el río / Mario Pérez de Arce Lavín

Jardín Vial y Jardín Bisquert / Juan Grimm

Participación: una metodología / Cecilia Phillipi y Catalina Bosch

Parque Mapuhue, el parque Andre Jarlan, ex la Feria y el parque Bernardo Leighton, ex Las Américas / Myriam Beach

Vertedero de cenizas y escoria central termoeléctrica Guacolda y Parque Piduco Norte, Talca / Cristina Felsenhardt

Parque Monumental Bernardo O’Higgins / Carlos Martner

Parque Inés de Suárez / Teodoro Fernández y Paulina Courard

Parque Las Américas / Germán Bannen y equipo

Valle escondido / Marta Viveros y María Isabel Fuentes

Los márgenes posibles del Valle del Alto Aconcagua. El valor propositivo de la representación arquitectónica / Rodrigo Pérez de Arce – Fotografías y planos de Rodrigo Pérez de Arce, Horacio Torrent y Sebastián Bianchi

Ciudad y naturaleza hacia fines del siglo XX / Mario Schjetnan Garduño

Restitución de fuente del Park Güell, Barcelona / Rodrigo Lagos Vergara

Eduardo Vilches. Retrospectiva / Pedro Millar

Extractos de la carta abierta al Presidente de la República / Alianza por los Bosques de Chile

Crítica de Libros

Mario Pérez de Arce. La permanencia de la arquitectura moderna en Chile (León Rodríguez) / Fernando Pérez

Jorge Aguirre. Un arquitecto del movimiento moderno en Chile / Alfredo Junemann (autor)

Libros de Ediciones ARQ
A diestra y siniestra / Textos destacados por ARQ

Sumario

Editorial / Montserrat Palmer Trias

De la Capilla de Pajaritos al Monasterio Benedictino: el espacio sagrado como reto a la arquitectura moderna / Fernando Pérez, Pedro Bannen, Hernán Riesco, Pilar Urrejola

Iglesia precursora al Concilio Vaticano II. Capilla de la Candelaria, Concepción / Patricio Morgado Uribe

Parroquia de San Francisco de los Pajaritos. Invitación a los arquitectos / Hernán Cruz y Juan José Ugarte

Capilla en Chiloé / Ignacio Modiano y Roberto López

El Sentido de la lectura en arquitectura: la Villa Bianca de Terragni / Aldo Hidalgo Hermosilla

Imágenes. (Otro) Viaje al Oriente, segunda parte / Rodrigo Pérez de Arce

Conversaciones sobre la ciudad / Adriana Valdés, Montserrat Palmer y Jorge Garreaud

Prager: un visionario en el arte del paisaje / Marta Viveros, Liliana Lanata, María Isabel Fuentes y Eduardo Vilches

Una terraza para Santiago Metropolitano / Francisco Vergara, Fernando Domeyko, Enrique Del Río, María José Castillo y Alex Brahm

Reconsiderando las Ciudades Lineales / Marcial Echeñique

Acerca de la propuesta de la ciudad lineal de Marcial Echeñique / Fernando Soler

Engarce Urbano. Proyecto de talleres 7º, 8º y 9º semestre de la Escuela de Arquitectura de la PUC / Sergio Miranda (profesor)

Cartas

Sumario

Editorial / Alex Moreno Zamorano

Las ciudades del salitre / Eugenio Garcés

Arquitectura al Día / Juan José Ugarte

Poesía y Arquitectura. 2 Proyectos de Título en Cantalao / Ernesto Rodríguez

Fundación Neruda en Cantalao / Hernán Flaño (profesor) – Leonardo Valdés (alumno)

Cantalao, una colonia de escritores / Fernando Pérez (profesor) – Sandra Bordoni (alumna)

Cooperativa Eléctrica de Chillán. Lectura crítica / Rodrigo de la Cruz

Comentarios al proyecto y a la construcción de la COPELEC / Isidro Suárez

Arquitectura del Paisaje. Reflexiones acerca del Postítulo de la PUC / Cristina Felsenhardt

Arte y Vida. Reflexiones sobre el ciclo Arte y Vida / Juan José Ugarte

Crítica de libros

Otra Arquitectura en América Latina (Enrique Browne) / Ramón Méndez